ELLA es la vida, ÉL es el guardián. (19.10.2017)

Cuando Helena pone sus manos sobre mi segundo y tercer chakra, aparece en mi visión interna una intensa luz de color púrpura y se expande por todos lados. Me escucho a mi misma a sorprenderme: ¡“Soy yo! ¡Ese es mi Yo! ¡Mi color es color púrpura!” Mi propia energía empieza a intensificarse, se acomoda dentro de mi y se dirige hacia afuera de mi misma. Pierdo la noción de los límites de mi cuerpo y siento mi propia majestad y mi enorme fuerza interna. En eso, como desde adentro de la luz misma, resurge un guerrero, más bien un caballero. Se levanta lentamente como si hubiera dormido por mucho tiempo y se sacude, y con ello el polvo y la tierra de los años. Mi cuerpo físico avisa un dolor muy persistente en el antebrazo derecho mientras estoy soltando lágrimas al estar diciéndole a él (a mi propio hombre interno): “La lucha ya terminó, ya se acabó. Ya no tienes que luchar.“ En el mismo instante se activa el centro de mi mayor femenidad, mi útero, y está emanando una luz muy intensa, potente pero cálida, llena de amor, y el caballero se siente fascinado y muy conmovido. Capto como ambas energías mías (mi hombre interno y mi mujer interna) sienten una perfecta armonía entre sí, un profundo respecto mutuo, reconocimiento, amor incondicional y absoluta lealtad. EL momento esta repleto de cierta realeza, divinidad, ¡“Es la Diosa y el Dios”!, sale desde mi corazón. Lo que siento dentro de mi misma es fascinante, es el amor y la unión a la vez. Ambos elementos mezclados pero no revueltos. Comprendo que hoy en día soy YO ese AMOR Y UNIÓN,  y eso no solo en mis capas sútiles si no desde hoy conscientemente también en mi cuerpo físico. Antes había vivido aquella sensación através de la relación con mi pareja. Luego fue mi estado natural durante muchos meses del shock (2014-2015). Y después aquel sentir regresó como una visión viviente fuera de mi misma (6/2017) y en 8/2017 percibí que ya se había instalado en mis cuerpos energéticos/ sútiles. No fue hasta hoy, el día de la luna nueva – 19/10/2017, cuando el amor y la unión bajaron y entraron en cada célula de mi cuerpo físico.
ELLA es la Vida, ÉL es el Guardián.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *